Consagración a la Santísima Trinidad

Consagración a la Santísima Trinidad

Inefable Trinidad de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que te has dignado descender a mí por la gracia, y que oculta en la devoción a la Santísima Virgen primero, y en la de la Eucaristía después, has obrado sin cesar en mi alma, yo te adoro.

Me llamas, Dios mío, a consagrarme a Ti, quieres que desde el tiempo comience yo a vivir como he de vivir en la eternidad y yo te respondo “Ecce venio”.

Sí, Dios mío, en cuanto está de mi parte me arrojo en tu inmensidad para vivir de aquí en adelante sólo de Ti y sólo para Ti. Amén.

Jesús mío, Virgen Santísima, les hago responsables de mi fidelidad a la Trinidad Santísima; Señor, yo creo en tu amor por mí.

(Luces en la oración no. 297)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *